SOBRE MI


Soy una interrogación…
aprendí a caminar
con el aliento de mostrarme
con mi propia transparencia…

Sigo aquí…
tal y como me ves,
sin disfraces,
sin mascaras ocultas…


Soy imperfecta por naturaleza, mitad realidad y mitad un enredo de sueños, aunque creo que el porcentaje de estos últimos inclina la balanza hacia la libertad de crear.

Siempre me gustó escribir y quizás sea por este medio donde mi personal locura por la vida me vuelva inmune a las amenazas de quienes quisieron poner el impuesto de valor añadido a mis sentimientos.

Rebelde y algo gamberra por naturaleza. Y sin embargo sensible a más no poder. En un primer contacto te pareceré seria, muy seria y este sea quizás el escudo que mantengo para evitar que me hagan daño ya que no soporto sufrir más de lo necesario, aunque en ocasiones se me va la mano y como cualquier ser humano poseo mi propio calvario.

Me gustan los días soleados en buena compañía y el sonido de la lluvia sobre una taza de café abandonada en la mesa de una terraza.

Superviviente desde que la soledad abordó como pirata no deseado mi vida. Y sin embargo sonrío y me gusta ver como mi entorno de amistades hace de su sonrisa un bien común declarado parque natural de una mirada inquieta.

Si me das a elegir entre una velada discotequera y un lugar tranquilo con música de fondo, elegiré este último. No concibo una conversación a gritos y sin embargo, me encontrarás en más de una ocasión pasando la aspiradora al ritmo de la música que en ese momento invada mi casa. Soy así, que le vamos a hacer.

Sobre el tablero de ajedrez de mi vida he realizado jugadas gloriosas y otras de las que prefiero no acordarme. No soy perfecta ni pretendo serlo. Sería muy aburrido.

Estoy enamorada de la vida y quiero compartir mis silencios rimados y mis relatos pausados contigo.

Gracias

DEDICATORIA

A los versos incompletos de los poetas durmientes

A los durmientes poseedores de sueños

A los sueños de necesitadas ilusiones

A los ilusionistas en vuelo de mariposas

A las mariposas que envuelven nuestra vida

A la gloriosa vida del mudo artesanal

A los artistas desheredados del poema glorioso

A la gloria de los escritos incombustibles

A la presencia del poeta

Al poeta dormido

A ti.


SEA TODO SU CONTENIDO DEDICADO A ÉL

miércoles, 9 de mayo de 2012

DISCURSO DE FEDERICO GARCIA LORCA AL INAUGURAR LA BIBLIOTECA DE SU PUEBLO

Medio Pan y un Libro.


Locución de Federico García Lorca al Pueblo de Fuente de Vaqueros (Granada). Septiembre 1931.



“Cuando alguien va al teatro, a un concierto o a una fiesta de cualquier índole que sea, si la fiesta es de su agrado, recuerda inmediatamente y lamenta que las personas que él quiere no se encuentren allí. ‘Lo que le gustaría esto a mi hermana, a mi padre’, piensa, y no goza ya del espectáculo sino a través de una leve melancolía. Ésta es la melancolía que yo siento, no por la gente de mi casa, que sería pequeño y ruin, sino por todas las criaturas que por falta de medios y por desgracia suya no gozan del supremo bien de la belleza que es vida y es bondad y es serenidad y es pasión.



Por eso no tengo nunca un libro, porque regalo cuantos compro, que son infinitos, y por eso estoy aquí honrado y contento de inaugurar esta biblioteca del pueblo, la primera seguramente en toda la provincia de Granada.



No sólo de pan vive el hombre. Yo, si tuviera hambre y estuviera desvalido en la calle no pediría un pan; sino que pediría medio pan y un libro. Y yo ataco desde aquí violentamente a los que solamente hablan de reivindicaciones económicas sin nombrar jamás las reivindicaciones culturales que es lo que los pueblos piden a gritos. Bien está que todos los hombres coman, pero que todos los hombres sepan. Que gocen todos los frutos del espíritu humano porque lo contrario es convertirlos en máquinas al servicio de Estado, es convertirlos en esclavos de una terrible organización social.



Yo tengo mucha más lástima de un hombre que quiere saber y no puede, que de un hambriento. Porque un hambriento puede calmar su hambre fácilmente con un pedazo de pan o con unas frutas, pero un hombre que tiene ansia de saber y no tiene medios, sufre una terrible agonía porque son libros, libros, muchos libros los que necesita y ¿dónde están esos libros?



¡Libros! ¡Libros! Hace aquí una palabra mágica que equivale a decir: ‘amor, amor’, y que debían los pueblos pedir como piden pan o como anhelan la lluvia para sus sementeras. Cuando el insigne escritor ruso Fedor Dostoyevsky, padre de la revolución rusa mucho más que Lenin, estaba prisionero en la Siberia, alejado del mundo, entre cuatro paredes y cercado por desoladas llanuras de nieve infinita; y pedía socorro en carta a su lejana familia, sólo decía: ‘¡Enviadme libros, libros, muchos libros para que mi alma no muera!’. Tenía frío y no pedía fuego, tenía terrible sed y no pedía agua: pedía libros, es decir, horizontes, es decir, escaleras para subir la cumbre del espíritu y del corazón. Porque la agonía física, biológica, natural, de un cuerpo por hambre, sed o frío, dura poco, muy poco, pero la agonía del alma insatisfecha dura toda la vida.



Ya ha dicho el gran Menéndez Pidal, uno de los sabios más verdaderos de Europa, que el lema de la República debe ser: ‘Cultura’. Cultura porque sólo a través de ella se pueden resolver los problemas en que hoy se debate el pueblo lleno de fe, pero falto de luz.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada